Leyendas de pasión [1994]

Leyendas de pasión. Tenis

Leyendas de pasión (1994)

La familia Ludlow vive en un rancho de Montana en las Montañas Rocosas. El pequeño de los tres hijos, Samuel (Henry Thomas), que se marcha a la ciudad a vivir con su madre, regresa al hogar con su prometida Susannah Fincannon (Julia Ormond) para presentarla a su padre y hermanos. Durante sus primeros días de estancia, la familia juega al tenis en los alrededores de la finca.

Estamos en 1914, año en que estalló la Gran Guerra. La primera aerolínea regular del mundo se estrenaba en EE.UU., nacían entre otros Octavio Paz y Julio Cortázar y el tenis tal y como lo conocemos hoy estaba aún en pañales. Por aquellos tiempos los tenistas no se ganaban la vida con el deporte. Su práctica estaba reservada a personas pertenecientes a las clases más altas de la sociedad y los que hoy conocemos como torneos de Grand Slam, vivían una situación muy diferente a la actual. Por ejemplo, Roland Garros era por aquel entonces Campeonato de Francia, y solo permitía la participación de ciudadanos o residentes permanentes, restricción que mantuvo hasta 1925. El Open de Australia se disputaba cada año en una ciudad del país, siendo coto privado para los jugadores de la Commonwealth, y su denominación era Campeonato de Australasia, desarrollado en cooperación con el país vecino de Nueva Zelanda. En 1914, Australia era el único de los cuatro torneos que no tenia modalidad femenina; quedaban muchas fronteras por rebasar.

Ganar la Copa Davis era el mayor logro en el tenis de inicios del siglo XX. Un torneo que fue dominado por equipos anglosajones (Estados Unidos, Reino Unido y Australia) hasta que ya en 1927 apareció en liza Francia para romper la hegemonía. En aquella época triunfaban tenistas como el francés Max Decugis o el neozelandés Anthony Wilding, desconocidos hasta para los más expertos aficionados, pero ya comenzaba a despuntar una joven francesa que antes de la Guerra Mundial ya llegó a su primera final en París: la mítica Suzanne Lenglen, que hoy da nombre a la pista nº2 del complejo de Roland Garros.

La explosión de la I Guerra Mundial supuso un parón en la disputa de los torneos hasta 1919, a excepción del Abierto de Estados Unidos, que no se vio interrumpido por la contienda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s